Inicio Acuerdos, Convenios y Legislación Estado de las Costas Directiva Hábitats Hábitats y Especies Guía Práctica Dashboard de sostenibilidad
Acuerdos, Convenios y
Legislación
Acuerdos y Convenios
Legislación de la Unión Europea
Legislación Nacional
Legislación CCAA
Competencias Administrativas
 

Competencias Administrativas

Existe una competencia estatal de gestión del DPMT, fundada en la titularidad estatal de los bienes que lo integran, pero en paralelo, otras Administraciones públicas ejercen las distintas competencias que tienen atribuidas sobre la totalidad de su ámbito territorial, incluyendo en su caso, el DPMT. Existe por tanto una clara superposición de competencias autonómicas y locales sobre un espacio demanial cuya gestión corresponde al Estado.

Dentro de la Administración del Estado, también existe una gran variedad de diferentes organismos con competencias diversas. En cada ministerio puede haber intereses diferentes y esto a la hora de proteger las costas supone un problema importante a resolver.

Definiciones
Delimitaciones del DPMT y las servidumbres de protección (fuente: MIMAM)

Fuera del DPMT, las competencias estatales desaparecen y prevalece la competencia autonómica de Ordenación del Territorio. Por esta razón la Ley de Costas justifica que va más allá del DPMT (a nivel local y autonómico, prima más el desarrollo económico que la conservación del medio) y define unas Servidumbres y Zonas de Influencia. Estas zonas son los límites sobre los terrenos colindantes al DPMT. En ellas, el Estado reconoce ciertas competencias a su favor, aún estando fuera de los límites del DPMT. La LC se llevo al Tribunal Constitucional por esto, y en la Sentencia 149/1991, se le da la tutela de la servidumbre de protección con respecto al control de infracciones y la autorización de usos a la CCAA. Las otras servidumbres, por estar directamente vinculadas a la protección e integridad del DPMT y a la garantía del disfrute público, sí quedan en manos del estado.

Faro
 Imágenes propiedad de sus respectivos dueños© Marta Espinós Palenque